Cocinar y meditar

by Cocinology

Hace varios años viví en Buenos Aires por un tiempo. Nunca me había apartado de mi casa y uno de mis mayores temores era no ser capaz de cocinar mi propia comida, porque siempre tuvimos a alguien que lo hacía muy, muy bien, así que cocinar no era una de mis actividades diarias.

En Argentina descubrí una cierta inquietud por los sabores y descubrí lo importante que era la comida para mi. Sufrí mucho con eso porque la carne no era mi primera opción. La dieta bonaerense de pasta, empanadas, pizza, carnes y vino, no fue mi mejor aliada para la buena salud. Extrañé mucho las frutas colombianas que se encuentran en cada esquina durante todo el año, los jugos y las sopitas caseras, sobre todo en las frías noches de invierno.

Esa experiencia me impactó mucho y me enseñó a valorar más lo que tenemos en Colombia y a pensarlo dos veces antes de embarcarme en una aventura similar, porque entendí que si mi estómago sufre, mi corazón sufre. Pero lo más importante fue saber que yo era capaz de no dejarme morir de hambre -si eso era algo que estaba en mis manos. Descubrí mis talentos ocultos en la cocina.

Unos años más tarde, todo este experimento cobró vida. Al comenzar a recorrer los caminos del vegetarianismo, me metí de lleno en la cocina para aprender comer correctamente y me enamoré de los fogones. De un tiempo para acá me di cuenta de lo precioso que es ESE momento en el que me pongo un delantal, saco los ingredientes que necesito y comienzo a darle vida a algún plato. Me da paz ese ritual, pero no lo sabía explicar hasta ahora.

Toda esta historia para contarles que esta semana vi uno de los que, a mi gusto, es de los mejores capítulos de la serie Chef´s Table de Netflix. Se trata del episodio 1 de la temporada 3. La protagonista es una monja budista llamada Jeong Kwan, quien es la encargada de la cocina de su pequeño templo en Corea del Sur. Este pequeño «documental» sobre su historia me conmovió mucho.

Foto: Netflix

Foto: Netflix

Foto: Netflix

Ver a esta mujer en su cocina, haciendo de sus platos un rito casi sagrado, me inspiró a escribir. Entrar en su mundo silencioso y meditativo me hizo ver la maravillosa oportunidad que tengo cada día. Pues para las mentes inquietas como la mía, la meditación resulta compleja. No crean, lo intento frecuentemente, pero sentarme a escuchar mi respiración y dejar la mente en blanco me cuesta mucho trabajo. Sin embargo, descubrí que hay dos situaciones en mi vida que me permiten apaciguar mi mente, controlar mis pensamientos y enfocarme en el presente: diseñar y cocinar. Es por eso que al ver a Jeong Kwan, entendiendo la práctica de la cocina como un ejercicio espiritual, pude ver con claridad lo que a mi me sucede cada vez que voy a preparar algún plato.

Es una especie de trance, el mindfulness en acción, una ceremonia privada entre los ingredientes y yo, en mi «templo»: la cocina. Explorando texturas, aromas y sabores para encontrar el punto de mi gusto, la armoní­a del plato y la alegrí­a de mi corazón. Cocinar es, sin duda alguna, una forma de meditar para mi. Se me olvida que existe un mundo afuera y al final solo quiero compartir mis recetas con otros para que sientan esa misma alegría, esa misma paz.

Quiero invitarlas a ver este hermoso capítulo de Chef´s Table para darse una idea de las posibilidades que ofrece cocinar. No solo se trata de alimentar el cuerpo, es sobre todo, alimentar el espíritu y darle alegría al corazón.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

TE PUEDE INTERESAR

4 comments

Lina octubre 12, 2017 - 16:41

Hermosa reflexión!! Me identifico con ella 100%. Veré el capítulo que tanto recomiendas. Gracias!

Reply
Cocinology octubre 12, 2017 - 16:58

¡Gracias! Te va a encantar ese capítulo, es hermosísimo!

Reply
Johana octubre 12, 2017 - 17:26

Me encanto, muy inspirador, la sigo y hago las recetas tal como las aconseja. Feliz con esta pagina. Gracias!!

Reply
Cocinology octubre 12, 2017 - 19:09

Gracias!!! 🙂

Reply

Responder a Cocinology Cancel Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.